Tag Archive: Buceo


Spooky Channel (Dive Log #27)

Roatans_25_Dive_Sites2 Bucear en Roatán es increíble,  aunque para ser totalmente sincero siempre le he tenido un poco de rechazo a esta isla. De las tres islas de la bahía es la más desarrollada, la que tiene más hoteles de lujo y la que tiene más turismo masivo. Pero he descubierto que existe otro Roatán. Uno de personas increíbles, con muy buena vibra, que también buscan como alejarse de la parte comercial de la isla, que miran con lastima en lo que se ha convertido West Bay.

Uno de estos refugios se encuentra en Sandy Bay en un dive shop que se llama Octopus Dive School. Personas 10, ambiente genial y buceo espectacular. En Sandy Bay se puede disfrutar del buceo en el Roatán Marine Park, donde se hacen esfuerzos de conservación buenos para preservar este fabuloso arrecife. En esta zona de Roatán hay buceo interesante zonas espectaculares, pero ninguna como Spooky Channel (el 1 del mapa de arriba).

SpookyChannel

Este es un canal de unos 95 pies de profundidad, que conecta una "laguna" con el área de mar abierto y la pared de coral.  Entramos al agua como a las 9 de la mañana, después de un breve viaje en bote (15 minutos) desde el muelle del Octupus. En el lado de la laguna hay mala visibilidad, bueno claro esta para estar hablando de Roatán, donde normalmente hay una visibilidad de por ejemplo 50 pies. Pero en la laguna no, la visibilidad es mala, hay algas, para los que hemos buceado en el lago de Ilopango en El Salvador nos resultará familiar el aspecto, si así como aquella sopa de fríjoles verdes de cuando uno desciende en ciertas épocas al lago.

El inicio del canal es rocoso, con algunas esponjas nada más y una pequeña escuela de barracudas se pone al lado nuestro. El cañon es muy amplio como a spookychannel1 los 60 u 80 pies, en la parte alta como a 5 pies se cierra mucho. Les recomiendo bucear en las mañanas, así verán los haces de luz que apenas logran penetrar por la parte alta y combinadas con las burbujas crea un ambiente mágico. 

El salir al otro lado del caño todo se ilumina y el azul es más intenso que normalmente, la luz es sorprende, los colores del coral y las esponjas brillan mucho más.  Ahí encontramos un grupo de Black Groupers y una Barracuda (Great Barracuda) que buceo a nuestro lado por el resto del buceo, jugando y pasando encima y al lado de nosotros; a decir verdad hasta un poco intimidante se volvió, era la barracuda más grande que he visto.

Al fin se nos acabo nuestro tiempo y era hora de regresar a la superficie. Fueron 55 minutos de un excelente buceo que se los recomiendo. Además de los meros y barracudas vimos: Permit Jacks, Southern Sennetts, Yellowfin groupers y Dog snapers.

 

Mil gracias Jimena y Tatiana por llevarnos a conocer un excelente spot de buceo!!

Hasta la próxima.

Chichiriviche de la costa

chichi

Después de muchas dificultades salimos rumbo al mar. Una excursión privada un sitio de buceo interesante. Salimos a las 9 de la mañana rumbo a La Guaria, a la costa del estado Vargas, cerca de aeropuerto Internacional de Maiquetía, al llegar ahí uno se desvía rumbo hacia Chichiriviche. Hay que pasar por unas zonas sumamente pobladas e industriales, al principio no es una excursión que llame mucho la atención, no hay un gran paisaje, no hay una costa solitaria y azul, es al contrario, muy urbano, muy pobre y muy industrial.

Después de esta zona casa al llegar a Oricao todo cambia, ya te sientes en el caribe, es un primer pueblo interesante, el agua se torna azul profundo, no con los todos de arrecife coralino, pero si con un azul que refleja la pureza del agua y la profundidad de la costa. Desde ahí el camino empeora, haciéndose necesario un vehículo de alto, un rústico como le dicen en Venezuela, no necesariamente un vehículo de doble transmisión, tal vez en época lluviosa si. El camino es estrecho y serpentea sobre unas colinas y farallones que dan al mar azul. La vegetación es pequeña, arbustiva y a ratos xerófita. Imagen un poco contraría a la idea normalmente preconcebida de las inmensas selvas pluviales Venezolana, en esta zona es muy seco y más al oeste llega hasta las dunas del Parque Nacional de los Medanos del Coró. Pero eso es muchos kilómetros al oeste. Aquí estamos a dos horas apenas de Caracas.

Chichiriviche de la Costa es pequeño, casi desierto durante la semana, solo vive de los visitantes del fin de semana, que suelen ser muchos, por lo que se les recomienda tratar de llegar temprano al pueblo si desean conseguir estacionamiento. En el pueblo existen dos operadoras de buceo y están en planes de abrir una tercera. Yo utilicé una llamada Technosub, lo cuales tienen interesantes instalaciones, unos cuartos para los estudiantes, aire acondicionado, y buen equipo para alquilar. Existe un clima de relajación y los preciosos son accesibles.

El buceo es desde la costa, la entrada es suave, sin olas, la temperatura del agua es agradable unos 26ºC. La primera inmersión que realizamos nadamos hasta la punta del margen derecho de la pequeña bahía de Chichiriviche. En este punto ya se sentía un poco más fuerte el oleaje y nadar en la superficie se complicaba un poco, pero nada extremo, ni desagradable. El descensos es fácil y te puede orientar ya que tiene una pared de roca a un lado, lo cual permite saber bien a que estamos descendiendo. La vida marina es caribeña, no muy diferente a lo que encuentras en Roatán, Honduras, es abundante, con pocas formaciones coralinas, tal vez lo más interesante de este buceo sean las rocas que dan refugio a una muchas morenas. Podemos encontrar caballitos de mar, pez obispo, pez aguja, algún que otro mero, así como varias especies de pargos, algunas lisas y pez loro.

A más o menos 100 pies de profundidad hay un cristo que sorprende un poco, es pequeño, pero si entras de lado adecuado, puede ser sorprendente. No hay mayores atractivos en la zona, solo que parece ser propicia como introducción al buceo, o para hacer buceo técnico, ya que la pared baja muchos metros y se pueden ir explorando otro tipo de actividades en la zona.

El segundo buceo fue un poco más de lo mismo, siempre con la emoción de entrar a otro lado y poder tratar de encontrar más especies. Pero poco distinto a la experiencia de haber buceando ahí ya una vez antes. El viaje de regreso es cómodo y cercano, parece ser una muy buena alternativa para bucear estando en Caracas. Hay otras playas cercanas donde se puede bucear y poden organizarse pequeñas expediciones que permitan bucear en estos lugares o ya adentrándose a la costa del Parque Nacional Henry Pittier.

Es una experiencia altamente recomendable, aunque el camino de entrada decepciona un poco entre más se avanza mejor la experiencia. Claro que si se tiene la oportunidad de bucear en Farallón Centinela, La Cienaga o en Los Roques, no duden en hacerlo, pero si solo tienen un día libre y lo quieren aprovechar, Chichiriviche de la Costa es su mejor opción.