16 de Mayo de 2011

Hay una frase de Facundo Guardado que siempre recuerdo cuando escucho a movimientos jóvenes: “Tómense un cerro primero”. Lo decía en una reunión con un grupo de jóvenes que se quejaban de que los partido políticos no les daban espacio. Era claro el mensaje, dejen de quejarse y hagan lo complicado, no pidan permiso, simplemente pasen adelante.

Los partidos políticos son aparatos que buscan el poder y una vez lo obtiene buscan como conservarlo. De igual manera los lideres de los partidos. No será porque se ha cansado que el Secretario General del Frente deje su puesto, será porque pierda el control del partido y el respaldo. El Presidente de ARENA seguirá siendo Presidente hasta que alguien le diga, discúlpeme señor que aquí vengo yo y quiero la responsabilidad.

Para las cúpulas de los partidos las juventudes son un sector y no pasan de eso, los directores de juventud tiene que dar el paso de ser un sector a ser una parte integral en la decisiones de los partidos. Yo hubiera esperado que alguien pudiera decirle al Secretario General del PDC: “miré, ya que hay que refundar el partido, yo que represento a las juventudes demócratas cristianas, yo que pienso y creo en el doctrina social de la iglesia, ahora voy yo”. Pero al parecer eso no va a pasar. Gustavo Moreno te estamos esperando.

Me ha gustado que en el CD la juventud diga claramente que no quiere a Chévez como secretario general. Pero aun así es tímida la respuesta. La conclusión es clara, sí Dada, Zamora y Silva están en el ejecutivo; Kattán y Durán son impresentables; pues o traen de regreso a Jorge Villacorta o es el director de juventudes. Mejor todavía juntos. Tal vez así resucita el CD. Marlon Anzora te estamos esperando.

Se que las juventudes del Frente han intentado los suyo. La organización en Santa Tecla merece un claro reconocimiento. Pero si no se atreven a cuestionar a su propio alcalde no tendrán ninguna credibilidad, se les verá como un brazo al servicio de Óscar Ortiz. Yo se que no son eso, pero necesitan probarlo. Después de tremendo acto de rebeldía, a la dirección no le quedará otra que escucharlos.

Rebeldes, porque si la juventud no es rebelde ya estamos fritos, si la juventud es conservadora, ya estamos fritos, porque si la juventud no se atreve a tomar un riesgo y hablar, ya estamos fritos. Aquí no vamos a esperar a nadie, no vamos dejar que nadie esté cómodo. Los periódicos tuvieron que tener un Faro para dinamizarse. Pues los partidos tendrán deberán tener su Faro también.

Paolo Luers escribía hace poco una carta a los jóvenes. Muchos han tomado nota de esa carta, muchos Liberales, Verdes o Social Demócratas, han leído con atención esa carta. Ahora yo le agrego, es la hora de tomarse el cerro. Ahora hay que darle vuelta a los partidos en decadencia y los refundamos. Y si no se dejan fundamos el propio.